Quien dice que los sueños no se hacen realidad


Es interesante como muchos “hombres” tienen o han tenido una fantasía erótica que se relaciona con ser sometidos o dominados por una mujer. Hay quienes incluso tienen algún problema psicológico de su infancia, que ya de adultos, sienten la necesidad de ser disciplinados (castigados o sometidos) o tener una figura dominante, tal vez porque sienten alguna culpa o fueron muy consentidos. Algunos logran cumplir esa fantasía con su novia o esposa, otros necesitan pagar alguna sesión a una dominatriz.

En ocasiones esa necesidad (o fantasía) es pasajera, y una vez realizada no necesitan volver a hacerlo, pero en otros casos, pareciera que tienen una especie de “vocación” de sumiso. Los que tienen la fantasía pasajera son egoístas, ya que aun siendo sumisos, todo gira en torno a ellos mismos, es decir, la ama atiende su necesidad de ser dominados, y ese tipo de dominación tiende a ser principalmente física y sexual. A esos yo los llamo sumisos superficiales. El otro tipo de sumisos, los “sumisos por vocación”, por lo regular no les basta con una o varias sesiones, sino que buscan una “relación” más estable con su ama, no les importa el sexo o el castigo, si lo hay que bien, pero si no, no importa (incluso algunos sumisos son completamente castos, o respetan tanto a su ama que no creen merecer tener sexo con ella), porque lo más importante para ellos es servir a su ama, su mundo gira en torno a su señora. Esos son para mí los verdaderos sumisos.

Muchos de estos sumisos tienden a ser muy respetuosos, amables o cariñosos con su pareja (esto es una forma disimulada de ser sumiso), incluso ya casados, no se atreven a decírselo a su esposa, ya sea por timidez, pudor, o porque les aterra que ella piense que son unos depravados o degenerados sexuales. Algunos viven así toda su vida, privándose a ellos mismos, y a su potencial ama, de una muy bonita experiencia.

Como ejemplo, pondré a mi esclavo. El cual antes de servirme, desperdiciaba su potencial pasando largos ratos en la computadora, descargando pornografía y fantaseando con ser un esclavo. Desde la niñez ya tenía tendencias sumisas (muy pasivo e introvertido), en la adolescencia y hasta antes de servirme, veía videos o fotos “FEMDOM”, para imaginar que él era ese tipo al que castigaban o humillaban. Luego, ya no le era suficiente, y trataba de ambientar esa fantasía, el mismo se penetraba el trasero (con lo que tuviera a la mano, un lapicero, plumón, marcador), lamía las sandalias o zapatos de su madre, imaginándose que “su ama” le ordenaba limpiar sus zapatos, mientras ella lo penetraba. Y así, se masturbaba casi todos los días ambientando fantasías en solitario.

Afortunadamente para él, un día me conoció, y pudo enfocar sus energías en servir a un ama de verdad (en otra ocasión platicaré como se volvió mi esclavo). Y estoy segura que por todo el mundo ha de haber muchos otros patéticos “hombres” que viven con la esperanza de algún día poder servir a una mujer.

Creo que también las mujeres deberíamos ser más abiertas respecto a este tema (aún tengo algunas amigas que no están de acuerdo con el hecho de que tenga un esclavo), sabemos de antemano que nosotras somos el verdadero sexo fuerte, no hay nada de malo aceptar a los hombres como son, sumisos por naturaleza. Las invito a darse una oportunidad de “adoptar” un sumiso si surge la oportunidad (ya sea como novia, esposa, o ama libre).

Y ustedes sumisos, no se queden callados, expresen a sus parejas lo que sienten, ya sea de manera explícita, o con insinuaciones o indirectas, con frases como “usted decide”, “usted diga y yo obedezco”, o acciones como ofrecerle un masaje de pies, limpiar sus zapatos, llevarle el desayuno a la cama, u ofrecerse a hacer los quehaceres del hogar para que ella descanse. Y así, poco a poco ir subiendo la intensidad. Si a ella no le parece la idea, pues total ya verán cómo arreglarlo, pero estoy casi segura que a la mayoría de las mujeres nos gustaría tener un sirviente gratuito en casa, y así ustedes podrán cumplir su sueño.

Se los digo por experiencia propia, mi esclavo es un ejemplo de que los sueños se hacen realidad, él vive hoy felizmente sirviéndome.

–    Palabreas de mi Señora y Diosa. Y le agradezco infinitamente, como cada día, la oportunidad que me da de servirle.

Un pensamiento en “Quien dice que los sueños no se hacen realidad

  1. a mi me gusta ser cuernuo ver se lo metan a mi novia amante ella me acostumbro mary se llama es sumisa de su marido y al primcipio dominaba yo hasta q me conto todo lo que su marido le hace manda desnudarse despues d 6 anos casados le compro un maletin 3 vibradores la amarra venda mete los 3 vibradores boca ano panocha juega intercambiando quita la venda coloca porno y le dice cual pija gusta lo mama se corre dentro d boca y ella no le gusta pero se corre por los vibradres y a mi me dieron fantasias y le dije le queria lamer sus pies a ella y su amiga y ahora me trata como cuernuo idiota me amarra penetra mi ano cuando me vorro me lo chupa y toma semen y ahora me gusta me cojan por mi ano y me boto aunque le suplique que me lo metiera otra vez y me dejara ver todo lo q le hace su marido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s