Sirvo, luego existo


La única razón de ser de un sumiso, es servir a su Ama. Muchos “supuestos sumisos” esperan de su Ama, para satisfacer su fantasía de sumisión, ser castigados y humillados por ella, lo cual no está mal, si eso a su Ama le atrae, pero en verdad, el único papel del sumiso, es servir. Él no puede esperar algo de su ama, al contrario, sólo existe para ver la forma de serle útil.

Ser útil, no necesariamente involucra actos sexuales, de humillación o castigo. De hecho, las mujeres dominantes no pensamos, desde luego, como la pequeña mentecilla de los hombres. Para nosotras un buen siervo no es aquel que esté dispuesto a humillarse por nosotras, o a tolerar “los peores castigos” sin quejarse. Un buen esclavo es aquel atento y disciplinado, que está dispuesto a obedecer y servir ciegamente. Incluso, el esclavo ideal es aquel que logra una “conexión” con su Ama, que llega a saber exactamente qué necesita ella y casi adelantarse a sus deseos. El sumiso se convierte en una extensión de su Ama (deja de ser “yo”, para convertirse en una parte de “ella”), y busca hacer la vida de su Señora más cómoda, confortable y feliz.

Para mi esclavo ser útil es: tener la casa limpia, hacer el desayuno y llevármelo a la cama, lavar mi ropa, los trastes, hacer mis trabajos, o incluso ser simplemente, un cómodo banquillo para mis pies.

No me cansaré de repetir que una relación de sumisión con una mujer dominante (FEMDOM), siempre girará en torno a la mujer, es desde luego obvio, pero el caso es que muchos sumisos no lo terminan de comprender y creen que al ser esclavos serán “atendidos por su Ama”.

Este compromiso y vocación de servir es tal, que incluso en muchas relaciones de sumisión, no tiene que haber sexo. Por ejemplo, yo llevo en posesión de mi esclavo casi 3 años, y nunca me ha visto desnuda, mucho menos llegar a tener algo íntimo con él. La única parte de mi cuerpo que ha tenido el honor de tocar o sentir, son mis manos para ser golpeado, y mis pies para adorarlos (o ser pateado).

– Palabras de mi Señora y Diosa.

4 pensamientos en “Sirvo, luego existo

  1. me gusta servir a mi ama linpiandole la casa ir a comprar al supermercado hacele comida cena y desayuno aemas de ser su objeto sexual cuando elle quiera me gusta oler besar masajear y chpar sus pies y bestirme como elle quiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s